Ejercicio Funcional

Este es un artículo escrito en marzo del 2012 sobre “Ejercicio Funcional” con el objetivo de aclarar la confusión existente en relación a este tema y ayudar a guiar a la gente para que tomen una decisión informada cuando se les está vendiendo un programa de “Ejercicio Funcional” como ahora sucede por todo lado.

¿Qué es Ejercicio Funcional?
Aquellos que se interesan por ejercitar su cuerpo con formas fuera de lo tradicional muy probablemente han escuchado mencionar la frase “ejercicio funcional” ya que es un concepto que está muy en boga en la actualidad, lo que ha provocado que una gran cantidad de individuos ofrezcan al público tipos de programas sin cumplir con las características propias de este sistema y que terminan por propiciar potencial de lesiones en donde quienes las sufren (cada vez escucho más gente que se está lesionando), requieren inclusive meses para lograr recuperarse.
Con esto en mente, ¿qué es y qué características debe tener un ejercicio para que pueda llamársele ejercicio funcional?.
Primero que todo es importante conocer de dónde proviene el término “ejercicio funcional”.
Paul Chek, mi maestro personal y fundador del CHEK Institute ha popularizado desde hace ya más de 30 años este concepto junto con el uso de la bola suiza en los gimnasios y proviene de su labor en la clínica más grande de fisioterapia en San Diego en donde comenzó a utilizar ciertos tipos de ejercicios que semejaban movimientos de la vida diaria para rehabilitar a pacientes que no habían logrado mejoría con los métodos tradicionales de terapia física. Estos movimientos se derivaban de las actividades específicas en las cuales se habían lesionado o de movimientos que cada uno de ellos realizaba ya sea como parte de su trabajo o como deporte, mismos que asombrosamente, luego de una adecuada progresión, lograban rehabilitar la lesión y les permitía reincorporarse a sus funciones normales.

Lo más importante y un paso que NUNCA se debe obviar es una adecuada evaluación del cliente tanto en habilidad física, así como de las condiciones propias de la actividad o deporte que se busca mejorar con el ejercicio. Esto a la vez no significa que si el cliente no tiene un deporte o actividad meta, se le deba poner a hacer de todo como un loco, ciertamente el enfoque en ese caso debe ser la habilidad y capacidad del cliente para ejecutar o no ciertos tipos de movimientos para los cuales debe estar calificado físicamente en términos de postura, alineación articular y capacidad de ejecutarlos con buena técnica, algo que se puede saber, repito, solo con una adecuada evaluación.

En términos simples el ejercicio funcional debe cumplir con la labor de que la meta del cliente se cumpla de la manera más efectiva y cumpliendo con las siguientes características:

1. Un perfil comparable de reflejos: esto significa que el perfil de reflejos estimulado con el ejercicio debe tener correlación con la actividad primaria para la cuál el cliente está buscando asesoría en términos de la superficie en donde se desarrolla. Existen 2 tipos de reflejos, los de enderezamiento que son los que el cuerpo utiliza cuando tiene que mantener el equilibrio sobre una superficie fija como en el tenis de cancha dura, es decir, el suelo no se mueve y para ello se deben hacer ejercicios sobre una superficie no móvil tal y como se muestra en la foto de la izquierda; el otro tipo de reflejos se llama de equilibrio y son los que el cuerpo utiliza para mantener el equilibrio sobre una superficie móvil tal y como lo hace en una tabla de surf, por lo tanto, si la superficie en la que el cliente se desenvuelve es móvil, los ejercicios deben realizarse sobre una superficie móvil también, tal y como se muestra en la foto de la derecha. De este modo, aunque en apariencia los dos ejercicios se ven igual, están provocando efectos diferentes a nivel del área del cerebelo que se encarga de los reflejos.

2. Mantenimiento del centro de gravedad sobre la base de soporte: este punto es dependiente de la estabilidad estática y dinámica. Básicamente se refiere a que, durante la ejecución del ejercicio, las articulaciones se deben encontrar rotando sobre su eje instantáneo de rotación para evitar compresión, desgaste y roce articular. Para la estabilidad estática el tipo de ejercicio debe ser sin desplazamiento del centro de gravedad sobre la base de soporte como en una sentadilla apoyado sobre el suelo y sin carga mientras que para la estabilidad dinámica el tipo de ejercicio es con desplazamiento del centro de gravedad como al realizar una sentadilla mientras se hala un cable con una mano. Esto de nuevo, depende del tipo de actividad que se esté buscando mejorar en el individuo.

3. Compatibilidad de programas motores generalizados: todo ser humano debe ser capaz de realizar los 7 patrones primarios de movimiento (descritos por Paul Chek), que se mencionan abajo y cada actividad o deporte involucra la ejecución de algunos o todos esos patrones de movimiento. Por lo tanto, un ejercicio funcional debe semejar la variación del patrón primario de movimiento en cuestión según el deporte o actividad meta del individuo. Por ejemplo, con la sentadilla en el bosu (foto de la derecha), para una esquiadora en agua.
• Empujar
• Halar
• Rotar
• Sentadilla
• Desplante
• Agacharse
• Caminar/trotar/correr

4. Compatibilidad de cadena abierta o cadena cerrada: al realizar un movimiento pueden pasar una de dos cosas con respecto al punto de apoyo de la carga o el movimiento. Cadena cerrada es cuando el punto de apoyo no se mueve y el individuo sí se mueve como sucede con el suelo al corre por la calle. Cadena abierta es cuando el punto de apoyo sí se mueve pero el individuo permanece en el mismo punto como cuando se corre en una banda sin fin. El tipo de ejercicio seleccionado debe tomar en cuenta si en el punto de apoyo de la fuerza el individuo se mueve o no se mueve.

5. Habilidades biomotoras: que el ejercicio seleccionado estimule aquellas habilidades que más requiere el individuo de acuerdo a la demanda del deporte o actividad. A continuación se mencionan las 8 habilidades y la actividad que representaría la máxima expresión de necesidad de esa habilidad:
• Fuerza= El hombre más fuerte del mundo
• Poder= Levantamiento olímpico
• Resistencia= Corredor de Ironman
• Velocidad= Corredor de 100m
• Coordinación= Malabarista
• Flexibilidad= Gimnasta
• Agilidad= Arte marcial
• Balance= Cuerda floja

En conclusión, a un ejercicio se le puede llamar funcional cuando cumple con estas 5 características que lo que hacen es volverlo efectivo y específico para cada individuo y sus requerimientos de acuerdo a la actividad o deporte meta. Recuerde, si su instructor no está evaluando, está adivinando!

Nota: he querido levantar la voz de alarma sobre la práctica de “rutinas” de ejercicios llamados funcionales debido a la frecuencia con la que se están presentando lesiones provocadas por prácticas sin fundamento científico, evaluación alguna ni orden de algún tipo y eso para mi es una preocupación.

Salud!

One Response Para “Ejercicio Funcional”

  1. luis herrera noviembre 6, 2013 AT 2:52 pm #

    Interesante artículo te escribo desde Santiago chile tienes algo más que puedas compartir del trabajo original de Paul Chek saludos y gracias.

Deja un comentario

Chek Costa Rica